55864973 2370468416552961 2977219403432591360 N55864973 2370468416552961 2977219403432591360 N
©55864973 2370468416552961 2977219403432591360 N
Lugares del país cátaro

Abadía de San Hilario

Cuna de la blanqueta
Lo imprescindible

A 15 minutos de la ciudad medieval de Carcasona, en el corazón de los viñedos, esta antigua abadía benedictina puesta bajo la protección de los Condes ha atravesado más de 10 siglos de historia, desde sus periodos más ricos a los más oscuros, pero también su cuota de sorpresas e innovaciones.

Falta el título del vídeo
Falta el título del vídeo

En 1531, fue escenario de una curiosa reacción química que dio lugar al vino espumoso más antiguo del mundo: ¡la Blanquette de Limoux!

La abadía, eco e ilustración de la rica historia del Pays Cathare, alberga numerosos tesoros patrimoniales, entre ellos:

  • el claustro gótico,
  • la iglesia románica,
  • la vivienda del abad y su techo francés del siglo XV,
  • el refectorio de los monjes y su púlpito de lectura del siglo XIV,
  • las bodegas excavadas en la roca,
  • la parte amurallada.

El Maestro de Cabestany

sarcófago dedicado a San Saturnino

El Maestro de Cabestany fue un maestro escultor de la segunda mitad del siglo XII, autor de obras notables por su estilo y factura, y localizado en su mayor parte en los departamentos de Aude y Pirineos Orientales, así como en el norte de Cataluña, pero también en Toscana y Navarra.

El Maestro firma aquí una de sus obras más bellas: un sarcófago-relicario de mármol blanco pirenaico.

Esta obra recorre la historia de San Saturnino, 1er obispo de Tolosa en el siglo III y, más concretamente de derecha a izquierda, su arresto, su martirio y su ensevelación.

section-banner-top
Visitas guiadas

Previa cita, un responsable del patrimonio le mostrará los detalles de este monumento. Duración: 1h30 aproximadamente

Guía práctica

Al entrar en la Abadía se le entregará un folleto en tres partes.

Servicios in situ

Aparcamiento en las inmediaciones, se admiten perros con correa, librería/tienda, información turística, aseos

Exposiciones

El refectorio de los monjes y el patio acogen exposiciones de artistas locales, que se renuevan cada mes.

section-banner-bottom
La casa abacial

La sala alberga un notable techo pintado a la francesa de finales del siglo XV. Esta ostentosa decoración enfatizaba el rango y poder del abad ante los visitantes.

Entre las vigas del techo, espacios llamados closoirs, destacan diferentes motivos: escenas de vida, figuras vivas, corrientes, o bien escenas más «profanas«

Descubrir de otra manera

Al igual que la cultura de Limoux, la abadía también abre sus puertas durante todo el año a muchas exposiciones, así como a eventos culturales y gastronómicos. Una buena manera de descubrir y experimentar el patrimonio desde un ángulo diferente.

Cerrar